Metas de adaptación

Las metas de adaptación al cambio climático en Bogotá buscan mejorar la capacidad adaptativa y aumentar la resiliencia a los riesgos relacionados con el clima, que puedan afectar, en la actualidad y en escenarios futuros de cambio climático (proyecciones de precipitación y temperatura), el estado de salud de los ecosistemas, la infraestructura, el bienestar de la población y la prosperidad económica. 

Bajo este contexto, a 2050 Bogotá será resiliente a las amenazas climáticas que afectan su territorio con mayor intensidad, a partir de acciones que reduzcan la vulnerabilidad climática y aumenten la capacidad de adaptación.