Botón facebookBotón TwitterBotón InstagramBotón YouTube  

Noticias de ambiente

Atrás

La música como bandera para el cuidado del planeta

La música como bandera para el cuidado del planeta

$Titulo_SEO.getData() La música como bandera para el cuidado del planeta

Tatiana Samper cantando

Tatiana Samper es una de las vocalistas del grupo Colectivo Animal. Foto: cortesía.

Bogotá, 30 de septiembre de 2021. (@AmbienteBogota). 'Déjate llamar por la caracola, déjate llamar por la luz del sol' son los primeros versos de una de las canciones compuestas e interpretadas por Tatiana Samper, al ritmo de una cumbia andina, para generar conciencia sobre el amor y el cuidado del planeta.

A través de la música y la literatura, esta bogotana se ha encargado de llevar educación ambiental a los niños y sus familias, con el objetivo de encontrar formas más armónicas de vivir en la Tierra y relacionarse con los seres vivos y los recursos naturales.

"Creo profundamente en el arte como una hermosa y sagrada manera de llevar mensajes para sensibilizar a las personas y conectarnos con la vida desde un lugar más emocional y afectivo", dice con convicción Tatiana.

Junto con Camila Rivera y Daniel Roa, ella integra Colectivo Animal, un grupo dedicado a producir música y otros contenidos pedagógicos para niños, enfocados especialmente en la protección del medioambiente. 

A la fecha, el colectivo creativo ha lanzado dos discos cuyos protagonistas son los animales: Un bosque encantado, en el 2011, y Un bosque encantado 2, en el 2017, que fue nominado al año siguiente a los Latin Grammy. Para Tatiana esta fue una experiencia única y una 'gran respuesta de la academia a siete años de arduo trabajo'. 

Algunas de las canciones que conforman el repertorio musical de Colectivo Animal son Arañita tejedora, La risa del colibrí, Loro cantó, Amigo Grillito, La nutria sabedora, El abrazo del ciempiés, El zum zum de las abejas, La danza de los lobos y El rap del abuelo búho.

Tatiana cuenta que el grupo surgió con el propósito de entregar a los niños mensajes con valores a través de los animales como maestros. Pero ¡eso no es todo! Ella también ha dedicado una parte de su vida a trabajar como cantante solista y, en ese camino, ha grabado cerca de cinco canciones, entre las que se encuentra Hagamos las paces con la tierra, que presentó en 2019 en el marco del Foro Internacional por los Derechos de la Madre Tierra.

Además, es la autora del libro infantil Canto de la tierra, que busca conectar a sus pequeños lectores con el medioambiente. 

Foto: cortesía.

Una vocación de toda la vida

Tatiana siempre sintió que tenía una conexión con las plantas y los animales, y por eso estudió Biología. Antes de entrar en el mundo de la música, era profesora de esta ciencia en un colegio, y fue allí donde precisamente se dio cuenta de que podía combinar esta pasión con el arte.

"Soy una bióloga convencida de que escogí esta carrera porque amo la vida, siento una responsabilidad profunda de cuidar nuestra casa planetaria. En el arte encontré una manera de transmitir ese amor y juntar esa belleza de la Biología", expresa.

Cuando era profesora de un colegio ubicado en la vía a La Calera, Cundinamarca, comenzó a experimentar su método de enseñanza con la música. Así, empezó a enseñarles cantos con mensajes sobre el medioambiente a los niños y a trabajar en un proyecto personal llamado Volver al origen: la vida como punto de encuentro. Luego surgió la posibilidad de juntarse con Camila y Daniel con quien conforma, en sus palabras, 'la trilogía perfecta'.

Tatiana considera que 'estamos en un momento vital para cambiar nuestra manera de habitar la tierra porque tenemos que ser guardines de la vida para las generaciones futuras'. Para ella, la canción que define este sentir es La caracola.