Botón facebookBotón TwitterBotón InstagramBotón YouTube  

Noticias de ambiente

Atrás

Tingua azul, ave ilustre que adorna los humedales de Bogotá

Tingua azul, ave ilustre que adorna los humedales de Bogotá

$Titulo_SEO.getData() Tingua azul, ave ilustre que adorna los humedales de Bogotá

Bogotá, noviembre 12 de 2020 (@AmbienteBogota). La tingua azul se ha convertido en un ave emblemática para los humedales de Bogotá. Pertenece a la familia Rallidae, uno de los grupos de aves más cosmopolita del mundo, y cuenta con 147 especies de pequeño y mediano tamaño conocidas como fochas, gallinetas, polluelas, rascones o calamones, presentes en todos los continentes.

Esta ave forma parte a la especie Porphyrio martinica, que etimológicamente proviene del griego Porphyrio - porphyris, que denota 'polla sultana´', y porphýra, cuyo significado es 'púrpura'. Por su parte, el epíteto martinica fue tomado de la isla caribeña, perteneciente a Francia, que lleva este nombre.

La tingua azul es un ave migratoria que aterriza en Bogotá de manera masiva, entre los meses de octubre y abril, en busca de alimento y refugio. Su pico de llegada se presenta de noviembre a enero.

En algunos casos, esta ave habita humedales y zonas pantanosas. Físicamente, se caracteriza por tener el pico rojo con amarillo, la frente azul clara, las alas grises -que se van volviendo azules-, y las patas largas y amarillas. Los especímenes juveniles son claritos y su lomo es café.

Esta especie alcanza un tamaño cercano a los 33 cm de longitud en su edad adulta. Los individuos juveniles son cafés, con alas azul broncíneo, el pico de color pardo y los laterales de la cabeza, cuello y pecho de tonalidad blanca. Los especímenes mayores ponen de 4 a 7 huevos.

La tingua azul se desplaza sobre la vegetación flotante o emergente para evitar estar en aguas abiertas. A menudo, se posa en arbustos y ramas bajas.

Esta ave es silenciosa y de comportamiento agresivo cuando está en periodo de anidamiento o al cuidado de sus crías. Sus hábitos son principalmente nocturnos; sin embargo, es posible observarla en horas de la mañana en diferentes ecosistemas de la ciudad.

La tingua azul es omnívora, ya que se alimenta de tallos, hojas, raíces, semillas, insectos, caracoles, lombrices y, en algunos casos, de huevos de otros animales. Es una especie que contribuye a la dispersión de semillas y al control poblacional de invertebrados pequeños.

La Porphyrio martinica habita en ecosistemas acuáticos y semiacuáticos como pantanos, ciénagas, humedales con vegetación flotante o emergente, arrozales y parques.

En Bogotá, ha sido observada en todos los humedales: Torca ¿ Guaymaral, La Conejera, Córdoba, Juan Amarillo, Jaboque, Santa María del Lago, El Burro, La Vaca, Techo, Capellanía, Meandro del Say, Tibanica, El Salitre, El Tunjo y La Isla.

En caso de encontrarse con un animal silvestre, las personas deben evitar su manipulación directa, no arrojarle objetos que puedan lastimarlo, no mantenerlo en cautiverio o calidad de mascota y no suministrarle alimento de manera forzada.

La Administración Distrital invita a todos los ciudadanos a seguir cuidando las especies y reportar los casos de maltrato, comercialización o emergencia a los teléfonos 3174276828, 3188277733, 3183651787, o 3187125560. Un equipo de profesionales de fauna silvestre de la Secretaría de Ambiente está disponible para atender cualquier incidencia.