Botón facebookBotón TwitterBotón InstagramBotón YouTube  

Noticias de ambiente

Atrás

Ciudadanos se unieron a jornadas de monitoreo de la biodiversidad en Bogotá

Ciudadanos se unieron a jornadas de monitoreo de la biodiversidad en Bogotá

$Titulo_SEO.getData() Ciudadanos se unieron a jornadas de monitoreo de la biodiversidad en Bogotá

Ciudadanos disfrutaron de diversas jornadas de monitoreo a la biodiversidad. Foto: Comunicaciones, Secretaría de Ambiente.

Bogotá, 11 de agosto de 2021. (@AmbienteBogota). Bogotá celebró sus 483 años y uno de los mejores regalos que le podemos dar es conservar su biodiversidad. Conocer las especies de flora y fauna que habitan en la ciudad es una de las principales acciones para protegerla.

Desde la Secretaría de Ambiente llevamos a cabo cuatro jornadas de monitoreo a la biodiversidad, para que la comunidad tuviera la oportunidad de acercarse a la belleza natural que ofrece la ciudad. 
 
Más de 50 ciudadanos participaron en recorridos por el Cerro de Monserrate, la quebrada La Vieja, la laguna de Chisacá y el parque El Virrey, que fueron liderados por el Grupo de Monitoreo a la Biodiversidad de la Secretaría de Ambiente. 
 
La laguna de Chisacá es un escenario donde convergen los paisajes de vegetación nativa de montaña y subpáramo con los bosques de coníferas. Allí se pueden encontrar especies de aves como el pato andino, el colibrí colilargo mayor, el chamicero y el camaleón de montaña, entre otras que son importantes para la conservación. 
 
Monserrate forma parte de la cadena montañosa de los Cerros Orientales de Bogotá y tiene una altura de 3190 m s. n. m. En este lugar se han registrado más de 200 especies de aves, cerca de 150 de flora y alrededor de cinco de mamíferos. Por ejemplo, en el recorrido los asistentes tuvieron la fortuna de ver nueve especies de colibríes, como el Coeligena helianthe, que es endémico de la cordillera oriental.
 
La quebrada La Vieja es importante porque es un espacio de aprendizaje donde se puede observar y conocer la riqueza hídrica de los Cerros Orientales, así como sus bienes y servicios ecosistémicos. Su historia de recuperación y establecimiento como área de recreación y conservación hídrica es un proyecto logrado por la comunidad, lo que evidencia la apropiación social de la ciudadanía por el territorio y la importancia de este proceso para la protección y conservación de lo natural. En la actividad fue posible observar su flora con especies como las fucsias, sietecueros, orquídeas y helechos.
 
En las jornadas de monitoreo a la biodiversidad se conocen en detalle especies de flora y fauna. Foto: Comunicaciones, Secretaría de Ambiente.
 
El parque El Virrey cumple varias funciones como la reducción de la isla de calor y sirve como corredor biológico para la fauna que habita la ciudad y los Cerros Orientales. Es un importante pulmón verde del norte de Bogotá, donde el encuentro y la cultura urbana se hacen presentes. Durante el monitoreo se pudieron observar aves como el colibrí rutilante, el rombito de Mulsant y el calzadito reluciente, sin olvidarnos de los habituales copetones, mirlas, torcazas y chulos. 
 
Las actividades contaron con el apoyo del Acueducto y del IDRD. Sin duda, esta fue una experiencia en la que intercambiamos conocimiento con la comunidad y reiteramos nuestro compromiso con la conservación de todas las formas de vida que habitan la capital.