Bogotá Positiva
 
«Atrás

Recuperado un primate e incautadas 8 tortugas matamata en la capital

Mono

Bogotá, agosto 8 de 2019. Gracias a las acciones de control y a las campañas contra el tráfico de fauna silvestre realizadas por la administración del alcalde Enrique Peñalosa, la Secretaría Distrital de Ambiente logró recuperar un mono maicero en la localidad de Ciudad Bolívar en el sur de Bogotá.
 
Luego de recibir un llamado de una ciudadana, se logró rescatar una hembra subadulta de la especie Sapajus apella que permanecía en cautiverio en una vivienda en el barrio México en el sur de la ciudad. El animal presuntamente había sido regalado a una mujer en la ciudad de Villavicencio y posteriormente fue traslado a Bogotá.  
 
Mono y autoridades
 
La persona que dio aviso a las autoridades aseguró, que, al darse cuenta de los operativos de control al tráfico de fauna realizados por la Alcaldía de Bogotá, decidió dar aviso a la Secretaría de Ambiente para que rescataran el animal.
Luego de la valoración de rutina, realizada por veterinarios, biólogos y zootecnistas de la Secretaría de Ambiente, el primate se encontró en regular estado de salud, presentando un alto grado de humanización, además se estableció que el mono podría llevar cerca de 4 años fuera de su hábitat natural.
 
El mono ya se encuentra bajo el cuidado del Instituto de Protección y Bienestar Animal para iniciar los respectivos procesos de rehabilitación.
 
Incautadas 8 tortugas matamata
 
Tortugas matamata y autoridades
 
En un operativo de control realizado en la localidad de Suba, la Secretaría de Ambiente y la Policía Ambiental y Ecológica, lograron la incautación de 8 tortugas matamata que estaban en un establecimiento comercial sin los respectivos permisos que validaran su legalidad. En el mismo lugar se decomisaron tres conchas de caracoles marinos y dos fragmentos de coral. 
 
La tenencia y comercialización ilegal de fauna silvestre está catalogado como un delito ambiental y acarrea multas de hasta 3.600 millones de pesos según lo establece la Ley 1333 de 2009. De igual manera, el Código Penal contempla penas entre 48 y 108 meses de prisión para quienes se apropien, extraigan, exploten, mantengan o se aprovechen de los recursos fáunicos de la biodiversidad colombiana.