Bogotá Positiva
 
«Atrás

Ranas venenosas que fueron recuperadas en el Aeropuerto El Dorado retornaron a la libertad en el pacífico colombiano

   

RanaBogotá, diciembre 2 de 2018

Luego de 3 semanas de rehabilitación, los individuos regresaron a su hábitat natural.

La Alcaldía de Bogotá, con el apoyo de las corporaciones regionales de Chocó, Valle del Cauca, Nariño y Cauca, lograron liberar en su hábitat natural las ranas de las especies Oophaga Lehmanni, Oophaga Histrionica y Oophaga Sylvatica, las cuales habían sido halladas semanas atrás en un baño público del aeropuerto El Dorado de la capital. 

Las jornadas de liberación iniciaron con el traslado de los animales, desde Bogotá hasta los departamentos de Chocó, Valle del Cauca, Nariño y Cauca, en vehículos acondicionados para el transporte de este tipo de fauna y acompañados por biólogos, veterinarios y zootecnistas que velaron por el bienestar de las especies.

En Tumaco, con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional de Nariño fueron trasladados 11 individuos de la especie Oophaga Sylvatica, mientras 49 animales de esta misma especie fueron reubicados en el departamento del Cauca, con el apoyo de la Corporación Regional del Cauca.

En el departamento del Chocó fueron liberadas 58 ranas de la especie Oophaga Histrionica_, en una jornada que tuvo el apoyo de CODECHOCÓ y la CARDER.

Al Valle del Cauca fueron trasladados 65 individuos de las especies _Oophaga Histrionica_ y _Oophaga Lehmanni_, esta última especie se encuentra amenazada dentro de la categoría de peligro crítico, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por lo que su entrega se realizó en el Centro de Atención y Valoración de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, donde se realizará un proyecto de reproducción y repoblamiento de la especie.  

Los animales estuvieron durante 3 semanas en el Centro de Recepción y Rehabilitación de Flora y Fauna Silvestre bajo el cuidado de profesionales del Instituto de Protección y Bienestar Animal, quienes en conjunto con la Universidad de los Andes y el Instituto Alexander Von Humboldt realizaron diferentes análisis y exámenes para determinar que estos especímenes estaban en óptimas condiciones físicas y biológicas para regresar a su entorno natural.