Plan de Desarrollo: río Bogotá y el agua son el eje estructurador de la ciudad

 
 
Con un cambio de hábitos reverdeceremos las fuentes hídricas
 
Río Bogotá.

   

Río Bogotá. Foto: Secretaría de Ambiente.

Bogotá, D.C., junio 18 de 2020. Cuidar y proteger las quebradas, el río Bogotá, el sistema de páramos y mejorar la prestación de los servicios públicos es el compromiso de la Administración de la alcaldesa Claudia López durante los próximos cuatro años. Este logro se alcanzará con un trabajo conjunto entre entidades, colectivos y ciudadanos. 
 
El agua y el río Bogotá hacen parte de la Estructura Ecológica Principal, lo que quiere decir que constituyen el eje estructurador del territorio. Además, se integrará la visión de la hidrópolis, que le da al agua el carácter principal para el ordenamiento territorial. 
 
El desarrollo sostenible solo se va a lograr si respetamos el agua, la biodiversidad y protegemos todos nuestros recursos naturales. Para ello vamos a implementar acciones para la recuperación del río Bogotá, el cumplimiento de la Sentencia que ordena su descontaminación y del Plan de Manejo y Ordenamiento de la Cuenca Hidrográfica (POMCA), y también vamos a proteger la ZMPA, es decir, la Zona de Manejo y Preservación Ambiental.
 
Cualquier actividad de mantenimiento, adecuación, saneamiento y recuperación que se quiera llevar a cabo en las áreas que conforman la Estructura Ecológica Principal debe respetar los espacios para el agua, la biodiversidad y garantizar su conservación. 
 

 
"Logramos incorporar algunos principios. Cualquier intervención sobre la ZMPA o sobre el corredor ecológico del río debe partir de estudios hidráulicos, geomorfológicos y ecosistémicos. No hay forma de que esta Administración lleve a cabo proyectos que puedan quebrar con el funcionamiento ambiental de nuestro río Bogotá", afirmó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.
 
Categóricamente el Distrito restringirá todos los usos que no sean compatibles con su conservación de la biodiversidad. El artículo 48 del Plan de Desarrollo establece cómo deben ser los principios de ejecución. El río es parte fundamental para la integración de Ciudad - Región, es por eso que se garantizará su preservación, saneamiento y la descontaminación de sus afluentes en la cuenca media.  
 
Destinamos $34.000 millones para el programa de monitoreo, evaluación, control y seguimiento ambiental al recurso hídrico. Bogotá cuenta con más de 480 cuerpos de agua y el compromiso debe ser protegerlos. Los cuatro ríos de la ciudad, Torca, Salitre, Fucha y Tunjuelo, que desembocan en el río Bogotá, debemos evitar que cargas contaminantes lleguen a este afluente o a cualquier cuerpo de agua. En la cuenca del río Tunjuelo se priorizarán acciones participativas que permitan recuperar las condiciones ambientales y evitar que se sigan realizando vertimientos a este cuerpo de agua.   
 
Este en un trabajo conjunto y otras entidades también contribuyen con el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, la eliminación de conexiones erradas que generan cargas contaminantes a las fuentes hídricas de la ciudad y la construcción de las megaobras de infraestructura, como la PTAR Canoas, que aportará a la descontaminación del río.
 
Como lo dice el propósito 2 del Plan de Desarrollo: "Cambiar nuestros hábitos de vida para reverdecer a Bogotá, adaptarnos y mitigar la crisis climática", será posible si nos comprometemos a mejorar nuestras prácticas de vida. Evitemos que más desechos lleguen a los cuerpos de agua o a cualquier ecosistema, demos ejemplo y tengamos una verdadera consciencia ambiental, así cuidaremos no solo el agua sino de todas las formas de vida.
 
Hay que cuidar y proteger el río Bogotá.

Hay que cuidar y proteger el río Bogotá. Foto: Secretaría de Ambiente.

La Administración de la alcaldesa Claudia López buscará los esquemas de reordenamiento territorial necesarios para asegurar que la forma en que ocupamos el territorio mitiga y reduce el riesgo, además de darle un mejor trato a nuestra gran cuenca. 
 
"El riesgo que puede haber en el caso en el que no se cumple el adecuado ordenamiento, tratamiento e intervención de todo el corredor ecológico alrededor del río Bogotá, y particularmente de la ZMPA, es muy alto. La tarea de determinar el ordenamiento alrededor del río Bogotá es del POT, es un compromiso de la alcaldesa y ya están fijados para este año. A la ZMPA, como parte integral de la Estructura Ecológica Principal, le devolveremos el nivel de jerarquía que se merece y su carácter de principalidad", afirmó la secretaria Carolina Urrutia. 
 
 
La adecuada gestión para la descontaminación del río Bogotá no se puede limitar a las acciones que establece la sentencia, debe ir más allá y requiere del compromiso de todos los actores para que día a día sean más responsables con el recurso hídrico. El trabajo de corresponsabilidad debe empezar con el cambio de hábitos que aporten a la recuperación y descontaminación de los cuerpos de agua. 
 
Con pequeñas acciones los bogotanos y bogotanas empezarán a darle un cambio al río Bogotá. La separación de residuos, uso racional del agua y evitar los vertimientos de grasas y aceites desde las casas será el primer paso para reverdecer el río Bogotá. 
 
Entre todos activaremos el plan que nos reactiva la sostenibilidad.