Lechuza de campanario, un controlador de roedores

   

Bogotá, septiembre 12 de 2020 (@AmbienteBogota). La biodiversidad de la ciudad es tan amplia que goza de especímenes que van desde pequeños insectos hasta majestuosas aves como la lechuza de campanario. Esta es una de las razones por las que la Administración Distrital busca proteger todas las formas de vida, invitando a los ciudadanos a cuidar, respetar y preservar la fauna silvestre.
 
Esta ave rapaz, que se caracteriza por tener hábitos nocturnos, pertenece a la familia Tytonidae y a la especie Tyto alba. La Lechuza de campanario habita en las partes altas de los bosques, potreros, prados, parques urbanos con árboles esparcidos, bordes de los canales de agua y humedales. Desde estos ecosistemas este animal puede observar una de sus principales presas, los roedores.
 
La cara de la lechuza es blanca y tiene un disco en forma de corazón. Su coronilla, espalda y alas se caracterizan por ser marrón oscuro. Durante el día esta ave tiende a descansar en lugares frondosos y llenos de vegetación. En algunas ocasiones se ha visto reposar y anidar en las cornisas de los edificios o en los campanarios de las iglesias.
 
Tradicionalmente su postura es de tres a cuatro huevos, pero en ocasiones se ha visto poner hasta 15 en una nidada. La esperanza de vida de una lechuza común es de dos años, sus crías se hacen rápidamente adultas y muchas se aparean a los diez meses de edad.
 
La lechuza es una de las aves con mayor distribución en el planeta, se puede encontrar desde los 0 hasta los 3.500 metros sobre el nivel del mar. Hace presencia en todos los continentes, excepto en la Antártida. En Bogotá específicamente se observa en los humedales, parques urbanos y en bosques nativos de los Cerros Orientales y del sur de la ciudad.
 
Aunque no se encuentra en alguna categoría de amenaza, estas aves sufren de persecución humana debido a mitos urbanos asociados a las brujas, demonios o mala suerte. Además, ha sido utilizada con fines ornamentales.
 
En caso de encontrarse con un animal silvestre las personas deben evitar la manipulación directa de los individuos, no arrojarle objetos que puedan lastimarlo, no cogerlos para mantenerlos en cautiverio o en calidad de mascotas y no suministrarles alimento de manera forzada.

Lea también: La rana sabanera, especie única en Colombia que habita en Bogotá.

La Administración Distrital invita a todos los ciudadanos a seguir cuidando las especies y a reportar los casos de maltrato, comercialización o emergencia a los teléfonos 3174276828, 3188277733, 3183651787, o 3187125560. Profesionales del grupo de fauna silvestre de la Secretaría de Ambiente estarán disponibles para atender cualquier incidencia.