«Atrás

Conoce las principales características del cucarrón de mayo o chisa

Cucarrón

   

Bogotá, junio 25. El cucarrón de mayo es un especie que se caracteriza por ser voladora y univoltina,  es decir que tiene un único ciclo vital corto a lo largo del año. Su nombre se debe a que solo aparece en los periodos lluviosos, principalmente en el segundo trimestre, entre marzo y mayo. 

En Bogotá es posible apreciar una gran cantidad de individuos en humedales, parques, jardines, potreros y otras áreas con pastizales, volando, forrajeando y apareándose.  Su ciclo de vida es muy corta y viven pocas semanas. 
 
Durante su temporada los adultos emergen del suelo y  aparecen abundantemente en la sábana de Bogotá. El cucarrón de mayo o chisa, es el nombre común de varias especies de escarabajos, sus larvas son conocidas como chisas o mojojoyes. 
 
La palabra chisa es adoptada por la lengua castellana a partir del idioma muisca, por lo que se considera un muisquismo. Los muiscas llamaban “chisas” a las larvas de los escarabajos o cucarrones; sin embargo, este término se aplica también en la actualidad para especímenes adultos.  

Lea también: Bogotá protege y conserva la Zarigueya.

Esta especie se expandió rápidamente en la zona urbana de la ciudad,  no obstante, debido al desarrollo urbano, estos especímenes cada vez se ven menos en las áreas verdes de la ciudad. Los cucarrones de mayo son animales silvestres. Mientras que las larvas se alimentan de materia orgánica, raíces y tubérculos, y en la adultez del follaje de las plantas. 
 
El cucarrón de mayo es inofensivo y tiene hábitos nocturnos, por lo que suelen ser atraídos por las luces eléctricas. Es de resaltar que esta especie es importante en los ecosistemas ya que facilitan la descomposición de materia orgánica, tanto de plantas como de animales, aportando al reciclaje de nutrientes en los suelos, además ayudan a la polinización de las plantas y a la dispersión de semillas.
 
Aunque la especie no se encuentra en ninguna categoría de amenaza en Colombia, sus poblaciones son controladas por los agricultores debido a los daños que generan en los cultivos de interés económico. Así mismo, en el entorno de la ciudad, la especie se ha visto afectada por la expansión de la frontera urbana de la ciudad.