Beatriz Arango: 25 años de compromiso por los espacios verdes del norte de Bogotá

Beatriz Arango directora ejecutiva de la Asociación Archi.

Beatriz Arango directora ejecutiva de la Asociación Archi.

   

Bogotá, agosto 31 de 2020. (@AmbienteBogota). Beatriz Arango es de Manizales y desde muy pequeña ha tenido una fuerte relación con la naturaleza. Sus padres en la finca le enseñaron, a través de diferentes actividades, la importancia por el respeto y el cuidado que se debe tener por los animales y los ecosistemas.
 
Esta mujer es administradora de empresas y trabajó durante 10 años en diferentes multinacionales; sin embargo, su vocación ecológica le hacía un llamado continuo para aportar sus conocimientos ambientales en su comunidad.
 
Beatriz es residente del barrio El Chicó, ubicado entre el parque El Virrey, la calle 94, la paralela NQS y la carrera 15. Su interés constante por cuidar el medioambiente la llevó a trabajar por la comunidad de este territorio a través de un colectivo ambiental. 
 
La Asociación Archi tiene como objetivo vincular y concientizar a los habitantes sobre la importancia de las zonas verdes y los recursos naturales como parte vital del territorio que permiten tener una mejor calidad de vida. Asimismo, trabaja en identificar las diferentes problemáticas para el bienestar general.
 
Esta mujer lleva 25 años trabajando por el sector del Chicó. Algunas de sus estrategias con la comunidad consisten en la conservación de las zonas verdes, la recuperación de árboles y el cuidado de las especies. 
 
Esta manizaleña lidera también el programa "Botellas de Amor", estrategia con la que se busca fomentar e incentivar el reciclaje con los vecinos de la zona. La ubicación de varios contenedores de tapas de plástico y pilas cerca de los conjuntos residenciales y tiendas del sector ha facilitado esta ecológica labor. 
 
Contenedor "Botellas de Amor"
 
Contenedor "Botellas de Amor"
 
Beatriz también forma parte de la Comisión Ambiental Local. Allí, es partícipe y estratega de la protección del ambiente, el aire, y los animales; tarea que le facilita profundizar acciones de la mano con la comunidad: "Todos los seres humanos pueden, desde trabajos individuales, contribuir al cuidado y conservación de los ecosistemas. Cuando cada persona aporta su granito de arena, la naturaleza lo reconoce y responde", aseguró la manizaleña.
 
De forma constante, esta mujer busca visibilizar sus acciones para lograr que más personas se sumen y adquieran nuevos hábitos que permitan impulsar la transformación, protección y conservación del territorio. 
 
El periódico comunitario "Archi cápsulas" es uno de los medios que Beatriz utiliza para dar a conocer su trabajo. A través de este medio mantiene informada a la comunidad de los diferentes logros, avances, problemáticas, desarrollos, necesidades e intereses de zona del Chicó. 
 
Beatriz es la directora ejecutiva de la Asociación Archi, y allí junto a un grupo de mujeres comprometidas (Stella, Adriana, Adelina) incansablemente trabajan para buscar alternativas enmarcadas en el bienestar colectivo y el reverdecer de Bogotá.
 
Esta labor continua y comprometida de los habitantes ha permitido que el sector de El Chicó sea un territorio ejemplar que mantiene y transforma los espacios en zonas ecológicas. Sus residentes se han caracterizado por tener conciencia ambiental, compromiso y corresponsabilidad.
 
"En la zona hay menos ruido urbano y más sonido ambiental. Por ejemplo, el de los pájaros que con sus cantos armonizan los rincones del sector. Al cuidar cada árbol y planta contribuimos a mejorar el aire que respiramos y al mismo tiempo, sentimos y reconocemos la importancia de la naturaleza en Bogotá", destacó Beatriz Arango.
 
Beatriz y su organización continúan trabajando con el apoyo de las diferentes entidades ambientales para la exploración e implementación de mejores estrategias que contribuyan al cuidado de la naturaleza. El parque El Virrey y la zona de El Chicó se han convertido en un espacio de conectividad ecológica. 
 
Esta zona de Bogotá es el claro ejemplo de una ciudad verde y sostenible, donde existen espacios diseñados para la recreación activa y otros cuantos que requieren de comportamientos más pasivos para el disfrute de los ciudadanos.

Lea también: Separación en la fuente primer paso para una adecuada disposición de residuos peligrosos.

"Apoyo totalmente la visión de la Secretaría de Ambiente en la importancia y el cuidado de la Estructura Ecológica Principal. Los ecosistemas son el hábitat de diversas especies de flora y fauna; la cual debe ser protegida y no permitir su extinción. Además, estos espacios son oxígeno para nuestra ciudad; cuando los respetamos y conservamos también ayudamos a mitigar al cambio climático", concluyó Beatriz.