Así debe ser la separación de residuos especiales y peligrosos como botellas, pilas, aceite vegetal, llantas y medicamentos vencidos

Los medicamentos son residuos de manejo diferenciado; por lo tanto, deben ser gestionados y dispuestos de forma especial.

Los medicamentos son residuos de manejo diferenciado; por lo tanto, deben ser gestionados y dispuestos de forma especial. Foto: Comunicaciones Secretaría de Ambiente.

 

  • En Bogotá, hay 1046 sitios de recolección para este tipo de residuos.
  • Los residuos especiales y peligrosos no pueden ser entregados a los prestadores de servicio de aseo. 
  • El Gobierno anunció que desde el primero de enero habrá un cambio de colores para el reciclaje: blanco para residuos aprovechables limpios y secos (plástico, vidrio, metal, papel y cartón); negro para los no aprovechables (papel higiénico, servilletas, cartones y envolturas contaminadas con comida y desechos de COVID-19), y verde para los orgánicos (cáscaras de frutas y verduras, restos de alimentos crudos, etc.)
  • ¿Qué pasará con los residuos especiales y peligrosos? Estos deberán seguir siendo manejados con la misma dinámica: entregarlos en los puntos de disposición que se pueden identificar en el VISOR GEOGRÁFICO.
Bogotá, 15 de diciembre de 2020. (@AmbienteBogota). En los últimos días el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible dio a conocer el nuevo código de colores para la separación de residuos sólidos que regirá a partir del primero de enero de 2021 en el territorio nacional, con el objetivo de facilitarles esta tarea a los colombianos y aumentar la cantidad de material recuperado y reincorporado a los ciclos productivos.
 
Para esto, la institución unificó los colores de las bolsas para todas las ciudades y municipios. En consecuencia, el blanco se usará para los residuos aprovechables limpios y secos, como plástico, vidrio, metal, papel y cartón; el negro para los no aprovechables, como el papel higiénico, servilletas, cartones y envolturas contaminadas con comida, papeles metalizados y desechos de COVID-19 (tapabocas y guantes); y el verde para los orgánicos, entre los que se encuentran las cáscaras de frutas y verduras, restos de alimentos crudos y remanentes de corte de césped y poda de jardín.
 
¿Y qué pasará con los residuos especiales y peligrosos a partir del primero de enero de 2021? Estos deberán seguir siendo manejados con la misma dinámica que traían, la cual se especifica a continuación:
 
Estos residuos no deben ser entregados a los prestadores del servicio de aseo, debido que por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivas pueden causar algún riesgo o daño para la salud humana y el ambiente, si no son gestionados adecuadamente. 
 
En esta clasificación se encuentran los residuos especiales como el aceite vegetal y las llantas; los de manejo diferenciado o posconsumo como los medicamentos de uso animal y humano, las pilas, los bombillos, los electrodomésticos y aparatos eléctricos, los plaguicidas y las baterías de plomo-ácido, y los de construcción y demolición.
 
Para su recolección y posterior gestión y disposición, estos residuos deben ser entregados a un gestor acreditado ante la autoridad ambiental competente o sitios destinados por los programas posconsumo que generalmente están ubicados en oficinas de la administración territorial, centros comerciales, almacenes de cadena y grandes superficies.

Lea también: En 2020 Secretaría de Ambiente ha controlado cerca de tres mil toneladas de llantas usadas.

Lea también: En la ruralidad de Usme existe un lugar mágico donde los residuos son las mejores herramientas para educar.

En Bogotá, hay 1046 sitios de recolección para este tipo de residuos, los cuales pueden ser localizados a través del Visor Geográfico Ambiental, en la opción "Puntos posconsumo".