«Atrás

#BogotáNoSeRinde, se reactiva y en su cumpleaños avanza a paso firme su reverdecer

Secretaria de Ambiente: Carolina Urrutia en foro ¿Cómo vamos a reverdecer y a reactivar Bogotá?

   

Secretaria de Ambiente: Carolina Urrutia en foro ¿Cómo vamos a reverdecer y a reactivar Bogotá?

  • Propósito dos del Plan Distrital de Desarrollo: “Cambiar nuestros hábitos de vida para reverdecer a Bogotá, adaptarnos y mitigar la crisis climática”.
  • Todos, como Distrito, vamos a aportar en metas ambiciosas como la plantación de 802.000 individuos vegetales en el área urbana y rural, la reducción en 10 % la concentración de material particulado de 10 y 2.5 micras, la protección de la Estructura Ecológica Principal, del agua, de todos los ecosistemas y todas las formas de vida, entre otras. 
Bogotá, 6 de agosto de 2020. ¿Cómo vamos a reverdecer y a reactivar Bogotá? fue la pregunta que orientó el foro virtual con el que celebramos el cumpleaños número 482 de la ciudad. Entidades de los sectores Ambiente y Hábitat le explicaron a la ciudadanía cómo vamos a lograr la recuperación sostenible y verde para la ciudad, porque Bogotá no se rinde y juntos saldremos adelante. 
 
Enfrentamos el reto de reactivarnos en medio de una pandemia y lo vamos a hacer de una manera responsable con el ambiente. Desde el Distrito hay un firme compromiso por reverdecer a la ciudad y sabemos que es una tarea de corresponsabilidad, que se logrará de la mano de todos los ciudadanos. 
 
El Plan de Desarrollo, aprobado hace poco por el Concejo de Bogotá, marca la hoja de ruta que debemos seguir. Bien lo dice el propósito 2: “Cambiar nuestros hábitos de vida para reverdecer a Bogotá, adaptarnos y mitigar la crisis climática”. Por eso, la ciudad se reactiva de la mano de la naturaleza y de la protección de todas las formas de vida. 
 
Como nunca antes, el ambiente tiene un papel prioritario en el desarrollo de la ciudad. Aportaremos a la reactivación económica mediante la creación de empleos y negocios verdes, promoción de transiciones energéticas y la actualización del inventario de gases de efecto invernadero, porque precisamente tenemos la meta de reducir, por lo menos, 15 % la emisión de estos gases para 2024.
 
Respecto a esto, la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, afirmó que: “en la Secretaría contamos con ventanilla de negocios verdes en la que ofrecemos apoyo técnico y de negocio a aquellas personas que quieren desarrollar emprendimientos que nos ayuden a cuidar el ambiente. Sin duda hay un enorme mercado para estas iniciativas y consideramos que en la pospandemia va a haber muchísimos proyectos verdes, y también tenemos una agenda de restauración en la ciudad”.
 
Los programas y proyectos deben tener criterios de ecoeficiencia y ecourbanismo, promover cambios en los hábitos de consumo y aprovechar las oportunidades de la economía circular, buscando la generación de acciones que nos permitan adaptarnos y mitigar la crisis climática. 
 
Distrito y ciudadanía, juntos, en un ejercicio de corresponsabilidad, vamos a salir fortalecidos de esta situación, porque Bogotá no se rinde. Ejemplo de ello es que el Jardín Botánico ha adelantado 11 jornadas para replantar la confianza en diversas localidades y se han conformado tres redes de cuidadores y cuidadoras del ambiente. Además, se han capacitado más de 900 personas en programas de agricultura urbana, lo que es clave para la reactivación de la ciudad. 
 
“Tenemos un programa maravilloso de agricultura urbana y periurbana, ligado a mercados campesinos, y nos hemos propuesto fortalecer 20.000 huertas, vamos a llegar con insumos, capacitación, asesoría y asistencia técnica. Además, vamos generar empleos verdes entorno al reverdecimiento de la ciudad y el cuidado de las coberturas vegetales”, dijo su directora, Martha Perdomo. 
 
Preservar y proteger el entorno son claves para reverdecer Bogotá. Por eso, la reactivación de obras de mitigación a cargo del Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático – Idiger generará empleo y la formación de comunidades nos permitirá contar con una ciudadanía mejor preparada y resiliente. “En gestión del riesgo estamos trabajando en tres ejes: naturaleza, comunidades e infraestructura y lo desarrollamos bajo el enfoque de acción climática. Queremos que las obras que emprendemos generen condiciones de recuperación del entorno y brinden un reverdecer con menos concreto y más verde”, afirmó su director, Guillermo Escobar. 
 
Esta pandemia nos ha hecho replantear nuestra relación con la naturaleza, por eso, Bogotá respeta y protege todas las formas de vida. Desde el Instituto de Protección y Bienestar Animal - IDPYBA se tienen metas ambiciosas en la atención, identificación y esterilización de animales domésticos, así como la denuncia de casos de maltrato. 
 
Al respecto, la concejal animalista, Andrea Padilla, expresó que: “el tema de los animales fue ejemplar porque pudimos concertar y mejorar lo que venía. Hoy los animales silvestres y domésticos cuentan con un presupuesto histórico. Una de las metas es poner en funcionamiento el centro de recepción, valoración y rehabilitación de fauna silvestre, que promete ser uno de los lugares más desarrollados en América Latina”. 
 
 
Secretaria de Ambiente Carolina Urrutia y Concejal Andrea Padilla.

Secretaria de Ambiente Carolina Urrutia y Concejal Andrea Padilla.

Conservaremos la Estructura Ecológica Principal y el agua como eje estructurador del territorio. El Acueducto es un aliado fundamental para reverdecer y reactivar la ciudad con proyectos como la conservación de seis mil hectáreas en cuencas abastecedoras, potenciando el Pago por Servicios Ambientales y la siembra de 47 mil árboles, y el mantenimiento a los humedales, “vamos a eliminar 1.500 conexiones erradas que hoy están afectando de manera importante el recurso hídrico y también tenemos una apuesta muy grande en el saneamiento del río Bogotá, con la estación elevadora y la PTAR Canoas”, explicó su gerente, Cristina Arango. 
 
Precisamente el río Bogotá es una de nuestras prioridades. Y desde la Empresa de Renovación y Desarrollo Urbano se va a organizar el borde del río, lo que permite seguir trabajando por su recuperación de la mano con la región. Además, se va a garantizar la ocupación ordenada y sostenible de los territorios parar lograr una región mejor conectada, con más y mejores empleos, que propenda por la calidad de vida de sus habitantes. 
“De esto se trata este proyecto, de reverdecer Bogotá, conservar el paisaje, mejorar la calidad de vida de muchos ciudadanos que viven cerca al río y además organizar mejor las actividades económicas que proveen y proveerán los empleos del futuro”, enfatizó su gerente, María Mercedes Jaramillo. 
 
Todos, como Distrito, vamos a aportar en metas ambiciosas como la plantación de 802.000 individuos vegetales en el área urbana y rural, la reducción en 10 % la concentración de material particulado de 10 y 2.5 micras, lo que tiene un impacto directo en la calidad del aire; la protección de la Estructura Ecológica Principal, del agua, de todos los ecosistemas y todas las formas de vida, entre otras. 

Lea también: Plan de Desarrollo protege todas las formas de vida: animales son una prioridad.

Lea también: Plan de Desarrollo: Mejorar la calidad del aire 10 %, prioridad para esta Administración.

El llamado sigue siendo al cambio de hábitos y a llevar a cabo una tarea de corresponsabilidad, “una de las propuestas que queremos hacerle a la ciudadanía es que pensemos muy bien de qué forma nos movilizamos porque tenemos una oportunidad para minimizar la huella ecológica. Vamos a enriquecer la propuesta de espacios verdes y naturales para que todos los bogotanos puedan salir a disfrutar de la ciudad al aire libre, donde hay menos riesgo de contagio y es una oportunidad para acercarnos a la naturaleza”, finalizó la secretaria Urrutia.
 
De esta manera vamos a lograr reverdecer, reactivarnos y tener una mejor calidad de vida.