resolución

¿Qué se busca?

Mediante la aplicación de la 
Resolución 01115 de 2012  y el Decreto 586 de 2015, se busca que las entidades, los generadores, transportadores, aprovechadores y sitios de disposición temporal y final de escombros vayan en la misma línea y que esto permita que en la ciudad se dé un manejo apropiado de los RCD  (Residuos de la construcción y demolición) que repercuta en un menor impacto ambiental.

¿Quíen debe registrarse?

El Generador: persona natural o jurídica que realiza actividades de construcción y/o demolición, produciendo volúmenes de RCD para su aprovechamiento o disposición final según sus características.

 

El Transportador: toda aquella persona natural o jurídica que a través de un vehículo adecuado, traslada residuos de construcción y demolición (RCD) de tal forma que se vuelve un poseedor temporal del residuo hasta la disposición final adecuada en un centro de aprovechamiento o en un sitio de disposición final.

Los Centros de Aprovechamiento de RCD: sitio autorizado destinado para realizar actividades de transformación de los RCD aprovechables para la producción de materiales de construcción a través de plantas fijas y/o móviles.

El Sitio de Disposición Final: lugar autorizado destinado para recibir y acopiar de forma definitiva el material residual del aprovechamiento en las plantas y todo aquel RCD pétreo que por sus características físicas no pudo ser objeto de aprovechamiento.

Ventajas  y obligaciones

  • Creación de un sistema de información entre los constructores, gestores, sitios de disposición final, transportadores y entidades de control y seguimiento, que permita a simple vista saber cuáles empresas cumplen con la normativa.
  • Se debe promover entre los trabajadores la incorporación de hábitos de separación en la fuente, reduciendo su nivel de contaminación con sustancias que impiden o encarecen los procesos productivos de aprovechamiento.
     
  • Los residuos se colocarán en canecas o en contenedores donde se haga selección de acuerdo con el tipo de residuo, y se dispondrá, si es necesario, temporalmente en un sitio adecuado para tal efecto, hasta ser recogido por la empresa de recolección de residuos sólidos, reciclador o gestor autorizado.
     
  • Las canecas o contenedores deberán permanecer tapados para evitar dispersión de olores y proliferación de vectores.
     
  • Se debe instruir a todo el personal que labora en la obra sobre la obligatoriedad de clasificar y depositar los residuos en las canecas o contenedores según su etiqueta y no apilar o dejar los residuos desprotegidos en otras áreas no autorizadas.
     
  • Se deben clasificar los residuos sólidos sobrantes, en residuos ordinarios, reciclables, sobrantes de construcción, residuos  peligrosos tales como llantas usadas, materiales absorbentes o limpiadores usados para remover aceites, grasas, alquitrán, betún, envases de productos químicos, pinturas y otros.
     
  • Si durante el proyecto se genera cualquier tipo de residuo que se enmarque en la definición de residuos peligrosos (lubricantes, aceites, combustibles, sustancias químicas y otros), se debe entregar a un gestor autorizado y conservar el certificado correspondiente (R11) por la entidad competente.
     
  • Si no es posible retirar rápidamente de la obra los residuos peligrosos que se generen, éstos deben ser almacenados en recipientes herméticos, debidamente marcados y rotulados como peligrosos y se deben colocar en lugares libres de humedad y de calor excesivo.
     
  • Se debe adecuar dentro del proyecto un sitio de almacenamiento de residuos metálicos, con su respectiva señalización informativa y preventiva que contará con capacidad adecuada para los volúmenes a manejar.